¿Cómo saltar del cavernícola al mago interno en un dos por tres?

¿Te pasa que cuando alguien opina o actúa diferente a tu paquete de expectativas, el cavernícola interno quiere saltar en automático al escenario? ¿Permites que salga? o ¿Que haces para retenerlo? ¿Cómo se manifiesta?

¿Cuál es el proceso y las mecánicas que se desarrollan en tu mente y que alimentan a tu instinto salvaje?

Si lo dejas salir con todo su ímpetu, terminará por sacar el cavernícola de quien tienes en frente y destruir la relación. Si lo retienes, la destrucción es interna.

La mecánica de tu cavernícola pertenece al cerebro reptil, el más básico de tu mente. Tiene una función sabiamente diseñada por la naturaleza: sobrevivir. Para mantener tu cuerpo intacto, o lo más apto para que puedas experimentar el presente, el reptil sale y ataca, porque necesita alimentarse y defenderse, o busca la huida, porque necesita protegerse de ser atacado y eliminado por los depredadores.

Hasta ahí todo está bien, pero ¿qué pasa cuando el ego se apodera de dicha estrategia y se convierte en cavernícola? El "cree" que tienes que sobrevivir y toma esta estrategia que le pertenece al lagarto interno sólo para proteger tu sistema de creencias.

¿Callar o hablar?

Callar con resignación, rabia, resentimiento, deseo de venganza, culpa, y todo este paquete que trae consigo efectos secundarios deteriorantes, no genera paz en tu interior. Expresar con el mismo paquete, no trae paz ni en tu interior ni con la persona o la situación involucrada. Entonces, ¿qué hacer con el cavernícola?

Reconocerlo

El cavernícola tiene una intención muy clara y buena, defender tu mundo emocional, pero también muy bárbara e ignorante porque el resultado final nunca es el esperado. Si decides utilizar su estrategia, en lugar de proteger tu mundo emocional, lo que termina ocurriendo es que éste se vuelve aún más emocional, más vulnerable y más caótico. Como resultado, tu terminas perdiendo el control del manejo adecuado de toda la energía de tu mente y de tu cuerpo.

Para poder reconocer todo este mecanismo, necesitas utilizar una parte más evolucionada de tu cerebro. Se llama la razón, y si te lanzas a explorar una zona aún más poderosa, la sabiduría.

Así como el reptil y el cavernícola tienen respuestas automáticas, la razón y la sabiduría también tienen respuestas, la diferencia es que estas no son aún automáticas. Tu labor es entrenarte, aprovechando la situación gimnasio en donde se despierta al cavernícola, para que poco a poco se vaya despertando la comprensión. Una vez ésta se despierta del todo, el gimnasio cambia como por arte de magia. Cambia porque el cavernícola desaparece y nace la sabiduría, la cuál se nutre de otro tipo de energía.

Mover la energía del caos

Una vez reconocido los mecanismos del lagarto y del cavernícola, y habiendo verificado varías veces en tu propia experiencia y en la que probablemente has visto en otros, que los resultados no son los esperados, PARAS!!!. Te detienes antes de que sus automatismos salgan a destruir el paisaje y los entrenadores que te rodean. Reprimir las emociones, en el fonde te hace mas vulnerable.

Como internamente la energía arde, buscas una manera de moverla para que no te quemes. La energía en su forma natural, busca movimiento, busca liberarse, transformarse, y si tu mente no lo permite, terminan generándose efectos indeseados a corto, mediano y largo plazo.

Un niño lo hace de manera natural, la energía por sí misma lo lleva a expresarse como siente que lo necesita; el niño pequeño llora, expresa rabia, tristeza o alegría, con todo su cuerpo, pero el mundo del "adulto" poco a poco va anestesiando lo que la naturaleza hace fluidamente, diciéndole no llores, no grites, no, no, no..., o le da un "contentillo" que no siempre es necesario, para que deje de "sentir". ¿El efecto? Tu cuerpo creció pero tu mente se quedó en la etapa de un niño con dificultad para comunicar y la habilidad para manipular. Con nudos en la garganta, el estómago, la espalda, el cuello, el corazón, y que cuando no se atienden, pasan a deteriorar el cuerpo físico.

Para que los nudos no se sigan acumulando, hay que moverlos. Si no lo haces, estás creando una bomba que con el más mínimo roce, y ante el más simple estímulo, explota. Mueve todo el cuerpo: has ejercicio, salta, baila, nada, camina, sacúdete como un perro recién bañado ... + Mueve las cuerdas vocales.

La voz juega un papel muy importante en el proceso; cuando ésta no se canaliza adecuadamente, sale de manera agresiva hacia el otro o hacia ti mismo. Escribe para ti, hablando, expresa un Ahhhhhh!!&ˆ%, un Grrrrrr, un canto o un aullido, en frente del espejo, de una pared o de un árbol (NUNCA en frente de alguien que no entienda lo que estás haciendo o que se pueda sentir agredido por tu entrenamiento).

Esto todavía no da la solución esperada, por lo menos externamente. Pero internamente SI está sucediendo algo maravilloso: estás rompiendo el patrón automático de la víctima, el que culpa o se inculpa, y permitiendo abrir un espacio para oxigenar tu mente y abrir un canal que conecta con respuestas de sabiduría.

Buscar soluciones vs. Reprimir emociones

Una vez la energía está nivelada de nuevo, puedes activar la razón y la sabiduría que siempre buscan soluciones: dialogar, conciliar, recordar el propósito que los une, ponerte en los zapatos del otro, recordarte que NO todo tiene que ser como tú crees que debe ser, que tienes la capacidad de ceder, identificar cuál es tu máximo punto de ceder para poder ser eficiente, aprender, establecer límites, etc.

En este estado puedes ver con mayor claridad, menor re-actividad, encontrar nuevas perspectivas para abordar la situación y decidir conscientemente si callar o expresar es lo más constructivo.

Aceptar

El cavernícola y sea lo que sea que lo despierta, están en proceso de evolución. Tu eres el único responsable de poner en el ambiente lo necesario para que tu proceso de crecimiento sea lo más fluido posible. Tú eres el único responsable de DECIDIR lo que te sirve de apoyo para transformar TU propio reptil en Mago.

¿En que punto del camino estas? ¿Necesitas apoyo? Hablemos!!!

 

 


 

Hola Soy Ana - Coach Transformacional 

Vamos a cambiar los diálogos ruidosos de tu mente por el despliegue de tu propósito de vida! Estoy lista para ir contigo de la mano a visitar esos espacios oscuros e incómodos de tu mente y encender una luz mas brillante de tu conciencia.


 

Embedded thumbnail for ¿Cómo saltar del cavernícola al mago interno en un dos por tres?

El cavernícola huye o ataca para defender y proteger tu mundo emocional. El mago hace alquimia con la energía del mundo emocional y transforma el caos en sabiduría

Suscribete

Artículos relacionados